John Wooden, la filosofía del baloncesto

Considerado como uno de los mejores entrenadores de la historia del baloncesto, siendo el mejor entrenador de la liga universitaria, NCAA, y por todo ello personaje para el estudio de todos los entrenadores ávidos de sus conocimientos. John Wooden, consiguió números impresionantes y formar a numerosos jugadores que destacaron a nivel internacional en la que dicen la mejor liga de baloncesto del mundo. El motivo de este artículo es para manifestar mi opinión sobre un documento publicado en la web del Club del Entrenador de la FEB. Documento realizado por Tim Fanning, jugador del CB Castellbisbal Copa Catalunya y entrenador del equipo junior, que está basado en un entudio realizado por Ronald Tharp y Ronald Gallimore dos profesores de psicología de las Universidades de California en Santa Cruz y Los Ángeles, para analizar la relación y comunicación del mítico entrenador John Wooden con sus jugadores.

¿La clave de su éxito?: La intensidad, economía y eficacia de sus entrenamientos.

[…] Bill Walton, mítico pivot entrenado por Wooden, afirmó: “Los entrenamientos en UCLA eran eléctricos, intensos, exigentes… con Wooden por la línea de banda como un tigre enjaulado dando instrucciones, con refuerzos positivos y una máxima: ‘ser rápido pero sin prisa’… Pero llegaba el partido y entonces no exigía actuar con rapidez. Los partidos parecían transcurrir a un ritmo más lento. Yo pensaba: ’¿Por qué tanta diferencia de velocidad en los partidos y en los entrenamientos?” […]

Creo que es importantísimo este comentario para cualquier equipo, el entrenamiento tiene que servir para que el jugador alcance un nivel de intensidad máximo para posteriormente llegar al partido y saber contemporizar ésta intensidad. Ha de ser económico, es decir, saber en que momento el conjunto de factores deben ser utilizados sin llegar a gastar posibles esfuerzos que serán necesarios para los partidos. Y por supuesto eficaz, “la bola tiene que entrar”, se busca un nivel de acierto alto para posteriormente en el partido demostrar esa eficacia en los entrenamientos. Haciendo hincapié en que los entrenamientos, desde mi punto de vista tienen que ser de un ritmo tres veces superior de lo que habitualmente estamos acostumbrados a realizar la mayoría de entrenadores.

kareem-as-lew-alcindor-and-john-wooden

¿Cuánto tiempo hablas con tus jugadores?

[…] El que posiblemente fuera el mejor maestro de baloncesto en la historia no hablaba casi nunca más de 20 segundos seguidos a sus jugadores durante los entrenamientos. Con tantas observaciones, simplemente no había lecturas. No quería parar el ritmo del entrenamiento. […] […] Daba el mensaje que quería transmitir rápidamente y ¡a seguir! […]

[…] Cada entrenador debe pensar bien no solamente el tiempo que hablará sino también el contenido del mensaje. El estudio de Tharp and Galimore desvela que el 65% de las intervenciones de Wooden durante el entrenamiento contenían instrucciones concretas. No hablaba por hablar ni decía solo lo que un jugador hacía mal. Casi siempre decía cómo se debía hacer correctamente. Los investigadores clasificaron casi 2.500 acciones de Wooden y más del 75% de las veces en que hablaba incluía en su mensaje instrucciones sobre cómo hacer algo correctamente. Eran intervenciones muy cortas pero concretas y específicas. Creo que si no hablas mucho, cuando lo haces y dices algo concreto, la gente te hará más caso.[…]

Es importante la comunicación con los jugadores, sin embargo, en ocasiones se divaga en exceso y el mensaje no llega lo suficientemente claro al jugador. Lo importante es transmitir las ideas concretas y necesarias para que el jugador pueda asimilarlas rápidamente, ejecutándolas al instante y obteniendo una acción correcta. Recuerdo en una ocasión en la que un entrenador que estaba a cargo de un grupo importante de entrenadores ayudantes, nos decía que no habíamos ido a dar un clinic, si no que íbamos a que los jugadores nos enseñasen lo que dentro de ellos tenían. Con una serie de conceptos claros y corregibles con cortos mensajes, la obtención del buen resultado quedará grabada en la mente del jugador.

wooden (1)

La información dirigida a la acción y no al actor.

[…] Los investigadores del estudio querían saber como un “master teacher” como John Wooden utilizaba refuerzos y castigos durante sus sesiones. La sorpresa llegó con el resultado ya que Wooden sólo elogiaba un 6% de las veces que hablaba y censuraba también un minúsculo 6%. Wooden no dirigía sus comentarios para calificar el trabajo sino para proporcionar información a sus jugadores. […]

[…] Si la mayoría de los comentarios hubieran sido refuerzos positivos (‘muy bien’) o negativos (‘lo haces mal’), hubiera recibido sólo una evaluación, no una solución. Las correcciones en forma de información no me atacaban como persona. La información iba dirigida a la acción y no al actor.” […]

[…] Si proponemos soluciones y correcciones específicas estamos trabajando para formar mejores jugadores de baloncesto. […]

Wooden time upEn ocasiones se pueden interpretar las informaciones dirigidas hacia los jugadores de forma totalmente opuesta a la que realmente se está buscando. Por dos partes, una por la del entrenador que se excede en comentarios positivos o negativos y otra por parte del jugador, que interpreta erróneamente esos mensajes. Es muy correcto lo que John Wooden realizaba con sus jugadores, sin embargo, ¿qué haría cuando sus jugadores repetían deliberadamente ese error tras la recepción de la información?

En este sentido aparece la disposición del jugador, si es positiva y participativa todo habrá salido bien, pero si es lo contrario la situación puede ser compleja.

Aprovechando este fragmento quiero hacer referencia a una cita del entrenador americano: “Lo que importa no es lo que enseñas, sino en lo que insistes.” Nuevamente muy acertada, pero esa insistencia tiene que ser correspondida por una disposición receptiva del jugador. En ocasiones el jugador ya es consciente de que ha cometido el error y es capaz de poder rectificarlo en la siguiente acción, aunque tras diez acciones posteriores pueda volver a equivocarse y será el momento de insistir.

Un Wooden, el Sándwich de la corrección.

[…] Wooden, sin embargo, tampoco olvidaba incluir en la información el fallo que sucede. Sus correcciones solían contener tres partes:

1. Decir o demostrar como hacer la acción correctamente (M+)
2. Decir o demostrar como acababan de hacerla (mal) (M-)
3. Repetir o demostrar como hacerlo bien (M+) […]

[…] Decían los investigadores que sus intervenciones rara vez superaban los 3 segundos, pero eran de tal calidad que dejaban una imagen en la memoria de los jugadores como un dibujo. Wooden presentaba la información en tal manera que los jugadores no pueden olvidarlo. […]

[…] En el colegio tuve el mismo entrenador que entrenaba a Jason Kidd […] […] El coach hizo su propia versión del Wooden, detuvo el entrenamiento para mostrar cómo estábamos defendiendo, luego se animó a un nivel que andaba al borde de la locura y se puso en posición defensiva con una cara e intensidad inolvidable. Nadie hubiese querido ser el jugador defendido. Nos dijo que tenemos que defender como un pitbulls que no ha comido varios días y la pelota es un trozo de carne. […]

Metodología muy acertada para el aprendizaje del fundamento o concepto trabajo, primero la demostración, segundo el error cometido y tercero nuevamente la acción correcta. Ya que el jugador recordará los dos anteriores pasos pero se quedará con un mejor recuerdo de lo último visionado.

Otro punto importante es la capacidad de síntesis y claridad de las indicaciones, el jugador agradecerá y asimilará mejor algo que pueda visionar en su cerebro y posteriormente ejecutar en la cancha. Además de lo más gráfico posible, también es importante la forma de llamar la atención por parte del entrenador al jugador.

Wooden banquillo

Planificar al detalle.

[…] John Wooden confesó que sus métodos de trabajo cambiaron cuando un día decidió ir a ver un entrenamiento de Frank Leahy, el entrenador de Fútbol Americano en la Universidad de Notre Dame. Wooden dijo que jamás había visto algo más organizado en su vida. Jugadores alternando ejercicios con una coordinación perfecta. El entrenamiento comenzó y acabó a tiempo. […]

[…] Como anécdota cabe recordar que los entrenamientos de Wooden empezaban cada día a las 14:59 y acababan a las 16:59, ¡en punto! Wooden tenía el entreno planeado hasta el más mínimo detalle. […]

Es muy importante una planificación exhaustiva de lo que se quiere conseguir con el equipo sobretodo en equipos profesionales. También es importante en equipos amateur este tipo de planificación, aunque el tiempo disponible de entrenadores que no son profesionales es infinitamente inferior al de entrenadores profesionales. Sin embargo, poder conseguir la organización de la enseñanza de los conceptos y fundamentos adecuados para la categoría, repartidos correctamente a lo largo de la pretemporada, temporada y post-temporada, da al equipo una mejor composición a lo largo del tiempo.

Trofeos Wooden

La importancia del trabajo individualizado.


[…] Wooden no sólo preparaba los entrenamientos pensando sólo en el grupo. También los preparaba para el individuo. Wooden entendía muy bien que cada jugador es diferente y no era recomendable trabajar con todos igual. Y para saber cómo sacar el máximo de cada uno de ellos Wooden estudiaba y analizaba, desde el aspecto personal y deportivo, cada jugador para entender qué les motivaba y cómo podía controlarlos mejor. “Los mismos sistemas no funcionarán con cada equipo. Depende de los componentes y para hacer un equipo tienes que conocer las personas con que estas trabajando.” […]

[…] Al igual que planificaba analizaba los entrenamientos de cada jugador, Wooden también anticipaba los errores que cometerían y preparaba acciones para corregirlos. Preparaba hasta las palabras que diría a un jugador cuando cometiera un error específico. Este aspecto tiene mucho sentido porque los jugadores normalmente cometen los mismos errores muchas veces. Si como entrenador puedes anticipar los errores y prevés la manera de corregirlos estás preparado para en un instante y en una manera efectiva corregir sin parar el ritmo del entrenamiento. […]

WoodenCada individuo necesita una preparación diferente, por características físicas, nivel, situación personal, etc. El conocimiento de cada virtud y defecto de los jugadores es responsabilidad de su entrenador, saber las posibles situaciones en las que el jugador, sepa o pueda, responder correctamente es importante para la toma de decisiones del entrenador. Ese conocimiento entrenador-jugador debe ser un continuo en entrenamientos, partidos, viajes, concentraciones, y demás situaciones en las que coincidan. Siendo constantemente renovable, ya que aún pensando que se conoce al 100% al jugador o al entrenador es posible que ese pensamiento lleve a error. Del conocimiento por parte del entrenador nace la anticipación al error que se prevé puede surgir.

[…] Wooden tenía esta mentalidad de planificar, evaluar, modificar. Afirmaba: “Si consigues que tu equipo mejore poco a poco cada día acabará consiguiendo grandes cambios. No sucederá ni mañana, ni el día siguiente pero finalmente habrás dado un gran paso. No busques la mejora rápida. Busca pequeñas mejoras cada día. Es la única manera que suceda esa mejoría, y cuando sucede, es duradera.” […]

Importante la paciencia del aprendizaje, en muchas ocasiones el jugador tiene demasiada prisa para intentar demostrar que puede llegar a fundamentos que por las circunstancias que sean no llega. Y también por parte del entrenador el pedir resultados a corto plazo, cuando esos resultados vendrán a medio o largo plazo. La mejoría debe ser progresiva y no inmediata.

[…] Su filosofía se basaba en la investigación constante. Como entrenadores o personas creo que esta filosofía de aprendizaje continuo nos guiará al éxito. […]

Personalmente creo que ésta frase define lo que es John Wooden, un avanzado en cualquier época que hubiera nacido, aprender, aprender y aprender… La investigación, las experiencias, las conversaciones con otros entrenadores, las conversaciones con los jugadores, las distintas técnicas utilizadas en otros deportes, y en definitiva reinventarse continuamente es la base de lo que acompañado del duro trabajo hacen que este hombre haya sido uno de los mejores entrenadores que habrá en la historia del baloncesto internacional. A sus 100 años continúa siendo referente mundial para todos los entrenadores, y una vez más demuestra su capacidad de adaptación a los tiempos y tiene su propia página web, pinchar aquí.

Artículo realmente interesante el publicado en la web del Club del Entrenador de la FEB, para ver el artículo completo pueden pinchar aquí.

2 Comments

  • yohana

    le deseo muchas felicidades

  • hay bueno muchas felicidades y estas historias son lo mas chebre que hay ayudan hacer las tareas a los que quieren saber sobre la filosofía del baloncesto por ellos mismos la miran e bueno chao y que les siga yendo muy bien

Leave a reply

required

required

optional